martes, abril 18

Allende y Escalona debaten en TV, El Mercurio

CLAUDIO SALINAS
Los dos principales candidatos a la presidencia del Partido Socialista confrontaron anoche sus posturas internas en un debate televisado de media hora, en el que marcaron escasas pero notorias diferencias políticas.
La diputada Isabel Allende planteó que el PS "requiere reformas profundas" que lo abran más a la sociedad y mitiguen su exacerbado tendencialismo. "El partido debe ser más integrador, no excluyente, como hoy ocurre con un sector que no participa en la directiva", indicó.
El senador Camilo Escalona puso el acento en la responsabilidad que tiene el PS en este período, con una Jefa de Estado de sus filas. "Porque ella es socialista hay que poner la mayor cuota de lealtad y respaldo a la Presidenta", dijo.
Allende y Escalona postulan en los comicios internos programados para el próximo domingo 23 de abril, día en el que se elegirá el Comité Central, instancia que luego nominará a los miembros de la directiva. Los dos parlamentarios estuvieron anoche en el noticiero central del canal privado Mega, y desde bambalinas mantuvieron en todo momento una actitud fría y distante hacia el otro.
Allende se hizo acompañar de su hija Marcia Tambutti -que vive en México- y dirigentes que la apoyan, entre ellos Gonzalo Martner, la abogada Pamela Pereira, el diputado Fulvio Rossi y Arturo Barrios. En cambio, Escalona acudió únicamente con su esposa, la periodista Ximena Tricallota.
Los candidatos respondieron trece preguntas -algunas de políticos como Adolfo Zaldívar y Jovino Novoa-, sobre las motivaciones de su candidatura, la baja del dólar, temas valóricos, las empresas del Estado, relación con el Gobierno y la demanda marítima de Bolivia, entre otros.En la oportunidad, el senador negó ser "el poder detrás del trono", dijo que el PS apoyará a Bachelet "en las duras y en las maduras", que se ceñirá estrictamente al programa de Gobierno -sin plantear demandas adicionales- y llamó a los militantes a enfrentar este período con un partido "unido y no dividido".
A su turno, la diputada dijo sentirse orgullosa del legado de su padre, denunció que el PS no tiene hoy gravitación en la sociedad, y aunque afirmó ser partidaria del aborto terapéutico y las uniones homosexuales, admitió que ello no está en el programa de Bachelet.
Al final ambos se despidieron de manera fugaz. Hortensia Bussi llamó a su hija para felicitarla.

No hay comentarios.: