miércoles, abril 5

Entrevista a Sergio Aguiló, El Mostrador

''Escalona maneja al PS con cierta tendencia al estalinismo''
por Susana Jaramillo
Integrante de la lista de la diputada Isabel Allende y exponente del martnerismo, condena actitudes del senador por la X Región Sur, uno de los principales favoritos en las elecciones internas de la colectividad. Parlamentario por Talca asegura que es ''una mitología'' pensar que el actual secretario general del partido mantenga una relación de plena confianza con el Ejecutivo. Una dura y profunda crítica a la lista que encabeza el senador Camilo Escalona, referente de la Nueva Izquierda, para las elecciones de la mesa directiva del Partido Socialista (PS) hizo el diputado, Sergio Aguiló, quien representa a la nómina de su par, Isabel Allende, y es dentro de ella uno de los máximos exponentes del "Nuevo Socialismo" o martnerismo. Para el diputado no es real que la colectividad pasa por sus mejores momentos, ya que si bien tiene ocho senadores y 15 diputados, sin embargo representa un nueve por ciento de la votación en todo el país. A su parecer esto significa que el PS necesita de ideas, propuestas y debates, y que dirigentes como el senador Escalona deben dedicarse no sólo a "administrar el poder", según recalcó.
-¿Qué propone su lista para modernizar al PS y estar acorde con las iniciativas del gobierno de Michelle Bachelet?
-Nosotros partimos de la base de que la situación del PS es bastante precaria. Este es un punto muy central porque la lista que preside Escalona asegura que el partido está viviendo uno de sus mejores momentos en las últimas décadas. La euforia que uno examina en los puntos de vista de Escalona, Ricardo Núñez o Marcelo Schilling, es muy sorprendente, pues ellos dicen que tenemos ocho senadores y 15 diputados y que es un momento de gloria para la colectividad. Nosotros, sin desmerecer a este número de parlamentarios, no podemos dejar de constatar que el PS tiene apenas un nueve por ciento de la adhesión ciudadana, exactamente en el momento que por segunda vez en la historia del país, tiene un Presidente de la República. Cuando el Presidente Salvador Allende ganó con el 36 por ciento de los votos, al año siguiente en las elecciones municipales de 1971 el PS llegó a tener el 27 por ciento del respaldo ciudadano, entonces esto que Bachelet tenga el apoyo que tiene y que el partido donde ella milita tenga sólo un nueve por ciento, para nosotros es un tema extremadamente preocupante. Y eso tiene que ver con lo anquilosado que se ve el partido frente a la opinión pública, es decir, una colectividad administradora del poder, que ha perdido las esperanzas, los proyectos y las ideas y donde no hay ninguna buena idea de cambio social, de promoción de la realidad de los sectores más pobres y postergados del país. El PS se quedó sin ideas, sin proyectos y puramente administrando el poder, entonces lo primero que nosotros queremos decir es que tenemos un diagnóstico distinto, o sea, estamos muy preocupados por la realidad del PS y para enfrentar esto nosotros planteamos tres cosas esenciales: en primer lugar el PS no puede abandonar el sentido más profundo que le dio su existencia y que es promover la justicia social, la integración de los sectores postergados al desarrollo del país... Segundo, nosotros planteamos que el PS debe ser un partido de ideas y que éstas tengan relación con la realidad social del país, y lograr el progreso de los sectores más postergados. En tercer lugar que sea un conglomerado acogedor. Y en ese sentido, quiero decir que Escalona representa no sólo una cierta disposición de manejar el poder por el poder con ausencia de ideas, esperanzas y de sueños como fue el socialismo de antaño, sino que además es una persona que administra al partido con una cierta tendencia a prácticas estalinistas que son muy jodidas. Hoy en el PS hay temor y recelo porque se aplica internamente un conjunto de normas con quienes no piensan igual que la dirección.
-Algunos dirigentes señalan que el PS se transformó hace varios años en un partido que sólo lucha por conseguir cargos de gobierno. ¿Cuál es su opinión al respecto?
-Por supuesto. Yo creo que el PS ha entendido o ha asumido mal algo que es enormemente positivo: llevamos 16 años en los gobiernos de la Concertación, pero ha asimilado mal esta experiencia porque se ha acostumbrado a manejar el poder por el poder, lo que significa pelear por cargos a todo nivel.
-¿Cuál es su opinión respecto a la relación de confianza que hay entre la Presidenta Bachelet y Escalona?
-Yo creo que eso es un mito que ha manejado y ha dejado que transcurra el mismo Escalona y que tiene bastante menos de realidad y mucho de mitología. Yo creo que Bachelet tiene relaciones humanas y muy cercanas con muchos socialistas, y también con Escalona, qué duda cabe, pero también con otros militantes que estamos en otras listas.
-¿Entonces, esa relación no les preocupa en el sentido de que la mandataria pueda influir de manera implícita en las elecciones del PS, a favor de Escalona?
-Para nada. Yo creo que ella tiene perfectamente claro que el PS está haciendo un ejercicio democrático y eso lo hemos conversado. Incluso la semana pasada la mandataria estuvo en Talca, donde yo soy diputado por esa zona, y ella decía que lo importante es que los ministros prescindan absolutamente de su participación en las elecciones internas y no sólo del PS sino que también del PPD y de la Democracia Cristiana.
¿En definitiva, quizás fue un error que tanto su lista como la de Escalona de enfrascaran en una discusión cerrada en torno a quienes son más leales al gobierno de Bachelet?
-Eso demuestra el estado en que está el partido, donde no hay propuestas e ideas de fondo.

No hay comentarios.: