viernes, mayo 12

¿Existe el capitalismo?, por Julio Silva Solar

La Nación

Una figura de prestigio intelectual, columnista de “El Mercurio”, que mantiene cierta aura del Mapu, ha venido a descubrir ahora, según su última columna, que “el capitalismo, como tal, no existió nunca”. Tan sorprendente novedad debe haber desconcertado a muchos lectores del editorialista. No hace tanto tiempo él luchó denodadamente contra el capitalismo desde las posiciones revolucionarias más extremas. Pero esta vez resulta que aquello contra lo que combatió tanto nunca existió. Era como las fortalezas que el Quijote veía en los molinos de viento, un producto de su imaginación. La versatilidad humana es maravillosa. Lo que por largo tiempo es el enemigo absoluto que debe ser destruido y contra el cual se movilizan las mayores energías, se convierte luego en un apacible molino de viento. Tal enemigo nunca existió. Es como hacer el loco si el asunto fuera tan ingenuo como en el Quijote.
¿Y cómo se llega a descubrir la inexistencia del capitalismo? El columnista sostiene que a la guerra fría entre el capitalismo y el comunismo, que caracterizó al siglo XX, le sucede otra guerra fría en este siglo XXI entre “el capitalismo de tipo norteamericano o anglosajón” y el “capitalismo de tipo europeo o continental”. Lo curioso es que de esta segunda guerra fría saca la conclusión o descubrimiento de que “el capitalismo como tal, no existió nunca”. Cualquiera entendería más bien, si tal hipótesis es cierta, que habiendo dos tipos de capitalismos que compiten entre sí en esta nueva guerra fría, y antes, en cambio, uno de los contendores en la guerra fría era el comunismo, hoy dado de baja, todo el campo de la contienda es ocupado por dos formas diferentes de capitalismo, o sea, el capitalismo cubre todo el espacio, no sólo una parte como antes, y por tanto, gana de todos modos con una u otra de sus formas, no está ya expuesto a perder la guerra y dejar de existir, como en el siglo pasado, lo que muestra que se ha expandido y está más fuerte. Pero lejos de esto el columnista entiende que de este proceso se desprende que el capitalismo como tal, no existió nunca. Increíble. No quiere ver lo que todos los días tiene ante sí.
Es cierto que el capitalismo nunca ha sido igual en uno y otro país y que los conflictos entre las grandes potencias capitalistas han derivado incluso en guerras mundiales, pero esto es cosa sabida, no es una novedad del siglo XXI, ni menos algo que nos venga a descubrir que el capitalismo nunca existió. Todo lo contrario. Y hoy está sin contrapeso, más avasallador que nunca. Lo que ocurre, tal vez, es que para ciertos espíritus sería más cómodo dar por inexistente o superado, como se dice, al capitalismo. Pero nada se gana con negar una realidad tan evidente. El inexistente vive y aún más robusto, entre otras cosas, por la seducción que ejerce sobre una selecta fracción de sus más furibundos detractores de ayer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Can I link to your post?

I was reading this tonight that may interest you http://aaamor.com/graduate-grants